Descargar el podcast Modelo o plan de negocio, ¿cuál es la diferencia?

Hoy quiero compartir contigo un tema conceptual que a veces confunde a los emprendedores y que tiene que ver con el plan de negocio, el modelo de negocio y el mapa de negocio. Pero, ¿cuál es la diferencia entre estos tres conceptos y para qué sirve cada uno? Empiezo este post con una frase anónima que dice “fracasa rápido, fracasa pronto… pero sobretodo, fracasa barato”. Esta frase tiene que ver con el concepto lean startup, que básicamente nos dice cómo podemos validar cuanto antes nuestro proyecto, para ver si funciona o no. Basado en esa idea quiero compartir contigo la importancia de tener claro estos conceptos, porque nos ayuda por lo menos a tener un mejor lenguaje y a clarificar en qué tenemos que trabajar y lo que tenemos que hacer en cada área.

Hay una anécdota muy interesante del fundador de Virgin, que cuenta que él tenía dificultades para entender algunas cosas por sus problemas de dislexia, y no entendía la diferencia entre utilidad bruta y utilidad neta… Cierto día su asesor financiero, se lo explicó a través de una metáfora, diciéndole: imagínate que tenemos un lago y tiras una red, al sacarla habrá muchos peces en ella. Pues bien, todos los peces que estaban en el lago, son tu utilidad bruta y lo que has sacado en la red es tu utilidad neta. Y de esta manera Richard Branson finalmente respondió: “vaya he lo entendido”. A veces las metáforas tienen el poder de clarificar las cosas.

En el proceso de trabajar con emprendedores, te das cuenta que hay conceptos que no puedes evitar y que tendrás allí todos los días, aunque en ocasiones la gente hable de algo y ni siquiera sepa cómo definirlo. Así que vamos a explicar de una manera práctica cada uno de ellos:

  1. Modelo de negocio: entre muchas definiciones que te puedas encontrar, la manera más concreta de definirlo es, la forma en que la empresa hace que sus clientes paguen por sus productos o servicios y cómo hace que este circule. Por ejemplo, el modelo cebo, es un modelo muy utilizado por fabricantes de impresoras, en donde compras la impresora por un precio bajo, pero el verdadero negocio está en el cambio continuo que tienes que hacer del tóner o cartucho. Otro ejemplo de esto puede estar en las maquinillas de afeitar, en donde incluso muchas veces te la regalan, pero el verdadero negocio está en la compra de la cuchilla que tienes que cambiar constantemente para que el negocio sea rentable. Este modelo de negocio es muy interesante y básicamente las empresas lo usan para que el cliente de alguna manera quede fidelizado con el producto. Otro modelo de negocio es el modelo multinivel, que se ha extendido mucho en diferentes empresas y básicamente es una estructura que paga réditos, que paga ingresos pasivos a las personas que ingresan a la red y sus beneficios son de acuerdo al trabajo que hacen. Otro modelo de negocio, es por ejemplo el utilizado en el mundo de la formación o de la asesoría, que es el modelo funnel o embudo, en donde se ofrecen algunos productos gratuitos a las personas, luego un producto de precio bajo, después otro producto de mayor precio pero que sigue siendo fácilmente asequible y al final el producto estrella o Premium que es el que tiene el precio más alto… es un proceso en donde se crece en niveles de confianza con el cliente. En fin, hay diferentes formas de hacer que tus clientes se muevan en tu estructura, aquí solo he mencionado 3 de ellas, pero hay muchas formas de hacerlo, lo único que te digo es que tengas en cuenta definir cuál es tu modelo de negocio, saber cómo haces para que lleguen tus clientes y de alguna manera se vuelvan fans de tu producto o servicio, personas que se conviertan casi que en miembros de tu equipo… eso es el modelo de negocio.
  2. El plan de negocio: es básicamente un documento que se presenta a bancos, inversores o a terceros para obtener recursos financieros. Yo te recomendaría primero tener un modelo de negocio claro y establecido, y después pensar en un plan de negocio, ¿por qué?, porque el plan de negocio si lo analizamos a fondo, tiene una cantidad de elementos que en muchas ocasiones no están ajustados a la realidad del día a día. Los proyectos cambian todos los días, vivimos en un mundo que cambia rápidamente, donde la tecnología arrasa y en donde hay empresas que hoy existen y mañana dejan de existir. Tenemos que tener un plan de negocio que nos dé una idea más clara de lo que queremos, pero sobretodo que nos sirva de soporte en caso de que necesitemos una financiación. Básicamente creo que lo tendríamos para eso, ya que tu plan de negocio lo que muestra por ejemplo en tu área financiera son las proyecciones a 3, 4 y 5 años del dinero que entrará en caja por los servicios que vendas, cosa que realmente considero un poco complicado saberlo con exactitud, ya que, si hoy es difícil definir en un año lo que puede pasar con tu empresa, imagínate si hablamos de 5 años. Entonces, el plan de negocio es importante, pero es mucho más importante tu modelo de negocio.
  3. Mapa de negocio: Anthony Robbins comparte 7 fuerzas que debe contener un mapa de negocio partiendo desde su experiencia con la creación de más de 14 empresas, en donde ha identificado 7 puntos básicos que todas las empresas deben tener en cuenta. Estos son: A) construir una ruta –para dónde vas-: tener muy claros los valores de la empresa, saber por qué hacemos lo que hacemos, saber cómo lo hacemos, crear una estructura para empezar a trabajar y que la gente de alguna manera se enamore de tu proyecto. B) estrategia e innovación: ser capaces de cambiar y mejorar cada día lo que hacemos tanto con nuestros productos como en la forma en que servimos a nuestros clientes. Innovar al final, es la base para que la empresa subsista en el largo plazo. C) herramientas de marketing: definir un segmento de mercado realmente claro, enfocar el marketing en las personas que están realmente interesadas en lo que tú haces. D) herramientas de venta: herramientas que te permitan cerrar ventas, que te permitan realmente generar transacciones, que la gente que está interesada en tu producto lo compre de verdad. Ya lo vimos en un artículo anterior, las ventas son súper importantes, es necesario generar marketing, pero al final lo que buscamos es hacer la venta. E) optimizar los recursos: nuestra estructura, infraestructura, herramientas, software… todo lo que tenemos en nuestras manos para crecer, cómo podemos crear sistemas que nos ayuden a mejorar y a optimizar lo que tenemos. F) capacidad de estructurarnos a nivel financiero y legal: es decir, que cada cosa que hagamos, lo hagamos dentro del marco legal, pero que además podamos tener una clara descripción de qué está pasando en nuestro proyecto a nivel financiero. Si estamos facturando, si no, si estamos teniendo pérdidas, si estamos alcanzando nuestro punto de equilibrio, si cumplimos con los indicadores financieros… Cada uno de estos puntos que a veces suena a terminología rara, pero que es importante como mínimo saberlo. G) crear fans: estas personas que al final se vuelven tus prescriptores, personas que están súper contentas con tu servicio y que, de alguna manera, tenemos que gestionar para que sean ellos quienes traigan a más personas. Estas son las 7 fuerzas que comparte Tony Robbins, te recomiendo tener claros estos conceptos, cómo trabajarlos y cómo implementarlos.

Antes de terminar, quiero recomendarte un par de libros, el primero de ellos, mi libro “La marca del emprendedor – 12 pasos para emprender tu negocio con éxito”, que básicamente te ayuda a saber cuáles son esos pasos que tenemos que recorrer a la hora de emprender, te lo recomiendo porque de alguna manera recoge todo lo que hemos compartido en los últimos artículos. El segundo libro que te quiero recomendar, es un libro de Dave Ramsey, uno de los gurús americanos en el tema de las finanzas personales, el libro se llama “Entreleadership o Empreliderazgo” y básicamente habla de su experiencia en los negocios, cómo le ha ayudado para tener la empresa que hoy tiene, una compañía muy grande en los Estados Unidos que básicamente se ha vuelto referencia a nivel de liderazgo. Te lo recomiendo no solo porque Dave comparte valores cristianos muy interesantes, sino porque lo hace bajado a tierra, lo hace con una naturalidad que cualquier emprendedor que lo lee puede sentirse identificado con ello. También quiero recomendarte una película, que fue poco publicitada – la verdad no entiendo por qué, porque esta buenísima-, que habla de los primeros años de Walt Disney, cuando empezó a construir lo que hoy es todo un imperio, se llama “Walt antes de Mickey”. Esta película muestra cuáles fueron esos procesos que tuvo que sufrir y vivir para llegar a convertirse en la empresa en la que se convirtió. Es una historia muy bonita, de todas las vicisitudes y las complicaciones que tuvo, de todos los noes que recibió, de cómo entendió su modelo, de dónde venía, para dónde iba, cuándo tenía que tener un plan y todo lo que hemos hablado hoy acerca de cómo trabajar en cada una de las 7 fuerzas del mapa de negocios.

Te animo a que veas la película, a que leas el libro y a que compartas con otras personas cada cosa que vas aprendiendo para que lo puedas implementar en tu proyecto. Te dejo por lo pronto.

Vive con pasión, vive feliz.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Suscríbete y recibe ahora el curso MARCA PRO:

5P´s para convertirte en un profesional de influencia

También recibirás mis actualizaciones.

Revisa tu email (incluso tu bandeja de spam) para acceder a tu curso.