La primera vez que asistí a una iglesia y entendí la doctrina cristiana como una buena manera de vivir la vida basada en principios, comprendí que debía hacer un cambio en mi forma de pensar. No pasó mucho tiempo cuando al compartir con algunos amigos acerca de la fe, el amor al prójimo y el perdón entre otros temas, empezaron a verme como un “bicho raro” como diciendo – Fabián te perdimos, algunos afirmaban que me habían hecho un lavado de cerebro y que si seguía así me iba a volver loco.

Pese a que aún no me he vuelto loco tengo que admitir que efectivamente me habían hecho un lavado de cerebro que le dio un giro de 180 grados a mi vida. Los miedos se cambiaron por la fe, la incertidumbre por esperanza, el orgullo por la humildad, en fin… eran tanto los aspectos positivos que estaba a gusto con este nuevo cambio.

¿Pero qué tiene que ver esto con tu marca profesional? Sencillo, en el proceso de creación de marca hace falta renovar y replantearse nuevos enfoques para que la credibilidad de tu marca no sufra. Hace falta hacerse un “lavado de cerebro” para que desde la autenticidad puedas proyectar una marca con sentido.

El secreto de establecer una identidad consistente esta en trabajar desde la raíz, yendo hasta lo más profundo de nuestros pensamientos y sentimientos para entender los resultados que a nivel profesional tenemos.

Para esto quiero hablarte de dos aspectos fundamentales que debes saber. El primero tiene que ver con la capacidad de nuestro cerebro para implantar nuevas formas de pensar y el segundo con la necesidad de aprender a manejar nuestras emociones.

Es impresionante ver cómo nuestra mente puede funcionar como un ordenador con la capacidad para eliminar archivos que no necesita y por otro lado, implantar aquellos que más deseamos, esto es algo que la ciencia ha denominado como neuroplasticidad; por otro lado y como consecuencia de esos pensamientos, generamos sentimientos que podemos gestionar de manera que podamos ser más inteligentes emocionalmente y lograr empatía con los demás.

Aprendí algo que quiero compartir contigo:

Tu marca profesional (sea buena o mala) surge como consecuencia de las acciones que tomamos y estas están altamente influenciadas por cómo nos sentimos y pensamos.

Ahora la pregunta que nos queda es ¿cómo podemos llevar este conocimiento a la práctica y mejorar nuestra marca profesional?

El primer concepto práctico se conoce como Programación Neurolinguistica (PNL) la cual está llena de herramientas y ejercicios que pueden ayudarte a cambiar tu enfoque profesional.

Mi primer ejercicio práctico para ti es el siguiente:

  1. Saca un listado de todas las creencias limitantes que tengas en este momento, tales como: estoy muy viejo para empezar, o estoy muy joven, o no tengo dinero, no tengo tiempo etcétera, cada cosa que creas que te limita a continuar con tu idea o sueño.
  2. Coloca en frente de cada una de estas expresiones una frase de poder, que te quite la idea de obstáculo, por ejemplo si has dicho que estás muy viejo, puedes poner al frente algo así como… tengo la edad que necesito para empezar… y así hacer con las otras.
  3. Lee las frases de poder, en voz alta y con energía, si es posible en frente del espejo y repite este ejercicio diariamente por lo menos por una semana.

Notarás la diferencia en tu forma de pensar casi como si fuera magia, esto por si solo te permitirá tener la seguridad que necesitas en ti mismo para posicionar tú marca.

El segundo concepto práctico tiene que ver con la inteligencia emocional, tener la capacidad de conocerse a sí mismo e interactuar con los demás.

Te ofrezco un ejercicio muy sencillo que pueden ayudar a mejorar tus relaciones con los demás casi de manera instantánea.

  1. Cuando te encuentres en una conversación importante, escucha atentamente lo que dice tu interlocutor y hazle preguntas de manera que se note que existe un interés genuino de tu parte por seguir escuchando. (olvídate de lo que tienes tú que decir y céntrate en el otro).
  2. Cuando quieras comentar algo, utiliza palabras que él haya dicho para que puedan estar en sintonía de lenguaje y si es posible trata de adoptar su misma postura corporal.
  3. Procura ofrecer una solución adecuada, incluso solo escuchar y preguntar podría volverse en sí misma la solución que tu interlocutor necesita.

Notarás que tu interlocutor se siente escuchado y al mismo tiempo importante, la habilidad de escuchar y preguntar es fundamental para tu tarea como vendedor de tu marca (créeme todo el tiempo te estas vendiendo). Primero escucha, pregunta para tener más información y luego da tu opinión o solución.

¿Qué te parece? crear y creer en las palabras de poder y por otra parte escuchar y preguntar para dar una solución.

Ahora es tu turno.

Publicado originalmente en el periodico Express News de Londres.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Suscríbete y recibe ahora el curso MARCA PRO:

5P´s para convertirte en un profesional de influencia

También recibirás mis actualizaciones.

Revisa tu email (incluso tu bandeja de spam) para acceder a tu curso.