Descargar podcast

Una pregunta común entre quienes quieren emprender es, ¿cuál debe ser el momento ideal para emprender?, ¿en qué momento debo emprender?, ¿cómo sé cuál es el momento de lanzarme al ruedo? Y mi respuesta a esta pregunta es, todo depende. Depende en qué situación estés, depende cuál sea tu perfil de riesgo, depende qué sea lo que quieras conseguir, sin embargo, podemos tener una estructura que nos enseñe cuáles son las señales que debo tener alrededor para entender cuándo arranco. Te lo ilustraré con un ejemplo:

Imagina que vas a cruzar el Atlántico y para hacerlo tienes que revisar la provisión que llevas, una brújula, un mapa, en fin, contar con ciertos elementos necesarios, porque, ¿a qué persona con una inteligencia normal, se le ocurriría atravesarse el Atlántico, sin tener provisiones, sin tener una ruta, sin tener un guía, sin tener un mapa, sin tener una brújula?, creo que a nadie.

Pues esto es lo que hace mucha gente al momento de emprender, no tiene una guía, no tiene una meta, no tiene nada y se lanza al agua sin tener una idea clara de dónde va. Creo que debemos tener un plan de transición, algo que te lleve de un lugar a otro, pero con un plan. Al juego del emprendedor tienes que jugar con las cartas en la mano, tienes que conocer las reglas de juego, el problema de muchas personas, es que empiezan a jugar al emprendedor sin tener claras las reglas de juego, sin conocer sus cartas, por eso, mi primera recomendación, ten claras las reglas de juego, no hagas ese salto al vacío que muchos dan e incluso recomiendan, sin tener claro hacia dónde vas, sin tener claro tu proyecto, sin tener tu modelo de negocio, sin tener clara tu visión, sin tener claro tu potencial, esta es una de las razones por las cuales el 85% de los proyectos emprendedores fracasan en los primeros 3 años de vida.

Así que créeme, confía en que necesitas un plan de transición, porque de lo contrario, te vas a quedar en la mitad del camino frustrado, con un proyecto que no vio la luz del sol, ahogado, queriendo incluso estar por lo menos en tu trabajo anterior. Piensa en esto, tu perfil de riesgo es muy importante.

Ahora, una cosa que debes evitar es el síndrome del perfeccionista, esta idea de, ¡Oye voy a empezar a trabajar en este proyecto, lo estoy puliendo, estoy en la página web, estoy en el logo, estoy haciendo abcd…!, una cantidad de conceptos e ideas que son necesarios para el proyecto, pero que no te deberían tomar tanto tiempo. ¿Por qué? Porque a los que dicen que están “perfeccionando su trabajo antes de salir”, tengo algo para decirles: un perfeccionista que no ejecuta, que no lleva nada a la acción, en realidad es una persona llena de miedo, no es perfeccionista. Hay una frase muy bonita del fundador de LinkedIn que dice: “Si la primera versión de tu proyecto no te produce vergüenza, has empezado demasiado tarde” y a veces lo que se oculta detrás de ese perfeccionismo es miedo. Si eres de los que está todavía puliendo la idea, todavía mirando, todavía tratando de que sea perfecto, te digo: el perfeccionismo es una ilusión, no existe, es subjetivo, lo que para ti puede ser perfecto, para otra persona no. Entonces no pierdas tu tiempo teniendo una idea estancada sin ver la luz del sol.

Debemos hacer la transición y entrar en acción, hay que hacer cosas, no te quedes diciendo que eres perfeccionista, perfeccionista sin acción es una persona llena de miedo. El verdadero perfeccionista es aquel que luego de tomar acción, luego de implementar cosas, perfecciona en la marcha. Un perfeccionista es una persona que en la acción mejora lo que hace, no alguien que está lleno de miedo sin hacer nada. Así que mi pregunta para ti es, ¿qué clase de perfeccionista eres?

Entonces, ¿cuándo es el momento más indicado para emprender?, no lo sé, tú lo sentirás en tu corazón. Ten un plan de transición y sal del perfeccionismo que te paraliza a un perfeccionismo que te ayuda a mejorar. Busca oportunidades, esa es la clave, tienes que empezar a moverte, a mirar qué cosas resuenan con tu capacidad, con tu idea, con aquello que realmente te gusta y te apasiona, creo que es la manera más sabia para tener claro cuál es el mejor momento para emprender. Cada uno tiene una situación, en mi caso era una situación tan triste en la que simplemente nada de lo que hacía me hacía feliz y la única cosa que podía encontrar era salir de esa infelicidad profesional a buscar algo que realmente me motivara, me llenara de estímulos y me apasionara, por eso emprendí, para mí fue el momento más indicado. ¿Cuál es tu caso? Piénsalo, analízalo, si ese trabajo que tienes no te gusta, no te llena, puede ser un buen momento para empezar. Si lo que estás haciendo no termina de cuajar como quisieras ese es el momento más indicado para emprender, si estás en una idea de negocio que no te mueve y tienes otra cosa por ahí dormida, sácala, púlela, quítale el polvo y empieza a trabajar en ella.

Así que no lo olvides, tener un plan de transición y un perfeccionismo en la acción, son dos claves fundamentales que todos los emprendedores con marca deben saber.

frase 1

frase 4

frase 5

frase 6

frase 7

frases 3

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Suscríbete y recibe ahora el curso MARCA PRO:

5P´s para convertirte en un profesional de influencia

También recibirás mis actualizaciones.

Revisa tu email (incluso tu bandeja de spam) para acceder a tu curso.